Orizaba, Veracruz.-A lo largo de tres semanas de tareas proselitistas, el candidato de Morena a la alcaldía orizabeña, Víctor Castelán, ha encontrado a un pueblo agraviado por el gobierno municipal, cuyo electorado mediante el voto razonado cobrará la afrenta en las urnas el domingo 6 de junio.

El candidato del pueblo, afirmó que los prianistas están preocupados por maquillar cifras y acciones que hicieron con recursos del Ayuntamiento y que no pensaron en los que menos tienen.

“Definitivamente el 6 de junio el electorado se los va cobrar. Ya basta de todos los excesos y mentiras de los de la alianza de enfrente. Están escondiendo mucho de lo que no han podido transparentar con respecto al origen y aplicación de los recursos del Ayuntamiento desde hace muchos años y hoy que sienten que están prácticamente en un escenario contrario al que consideraron que iba suceder, ya están preocupados”.

Destacó el candidato de la Esperanza que ya basta de presumir que Orizaba está hermosa sólo por obras que se han hecho en el Centro Histórico, cuando las colonias y las zonas más recónditas de la ciudad están en el olvido. 

Indicó que los recursos económicos inyectados a proyectos que no eran necesarios o urgentes en Orizaba, los debieron destinar para apoyar a la gente durante la pandemia, pues había personas que no tenían ni para comer.

“Quienes aseguran que la ciudad va colapsar en dos años, quizá las que colapsarán serán sus finanzas, pero definitivamente lo que proponemos son congruencias para que a los orizabeños, no sólo a los que viven en el centro, sino a todos les vaya bien”. 

Víctor Castelán apuntó que: “ya basta de los embates de policías, de inspectores de comercio y demás personal municipal contra los que menos tienen, pues lo que provocan a estos habitantes es psicosis”. 

Enfatizó en la imperiosa necesidad de que juntos jóvenes, adultos, amas de casa, empleados y jubilados, salgan a votar por la alianza “Juntos Hacemos Historia” y de esta forma el proyecto de justicia social pueda aterrizar para todos los sectores de Orizaba, el primer día del próximo año.