Zongolica, Ver.-Para no heredar problemas, la notaria público número 1 de la Décima Sexta Demarcación, Justina Reducindo Candanedo convocó a las familias de la región montañosa de Zongolica a aprovechar el “Mes del Testamento” en el que se aplican precios accesibles.

Dijo que el testamento público abierto es un acto personalísimo, revocable y libre, mediante el cual el testador expresa de manera clara su voluntad respecto a la manera en que se repartirán sus bienes una vez ocurrido su fallecimiento.

Con estudios en derecho y como físico matemática, Reducindo Candanedo indicó “el testamento es el mejor medio de poder evitar problemas en los familiares que resultarán beneficiados con los bienes de los padres o los abuelos, porque el testamento es un documento que se formaliza con la comparecencia única del dueño de los bienes, ya sea el padre, el abuelo o el tío, pero tiene que ser el dueño de los bienes que tiene que transmitir a sus descendientes cuando muera”.

“Es un beneficio de orden, nadie puede quitarle lo que tienen porque nadie tiene facultades para ello y además el testador ya distribuyó sus bienes entre quienes creyó que lo merecían, y uno debe respetar la voluntad del autor de la herencia, y eso evita las envidias, los abusos porque nadie puede cambiar el texto de un testamento”, refirió.

Afirmó que se han tomado medidas mucho más drásticas porque “ahora los testamentos se inscriben hasta México, y aunque se perdiera el testamento o pasara algo al documento en la notaría, ya está inscrito en el Registro Nacional de Testamentos, ya en cualquier lugar donde muera el testador, el juez pide obligatoriamente si esa persona dejó testamento y se cumple la voluntad siempre del que otorgó el testamento”.

“Comparece la persona sola ante notario, sólo en caso necesario de un traductor si es que no habla el idioma, pero nadie puede intervenir en la voluntad del testador, entonces realmente se cumple lo que él ha decidido hacer con sus bienes, eso evitar los resentimientos, los rencores y todo tipo de problemas”, explicó.

Finalmente señaló, “hay casos tan graves que, entre hermanos, no se perdonan el quererse quedar con la mayor parte de los bienes de los padres o los abuelos, entonces el testamento es la solución para no heredar problemas”.